viernes, 11 de febrero de 2011

Antonio José de Sucre y la Masonería


Al conmemorase el natalicio del "Gran Mariscal de Ayacucho" he tratado de realizar un pequeño homenaje a este ilustre personaje que influyó en la independencia de mi querida patria, el Perú.

Antonio José de Sucre y Alcalá, nació el 3 de febrero de 1795 en Cumaná, estado Sucre; Venezuela, fue un masón, político, estadista y militar venezolano, prócer de la independencia, así como presidente de Bolivia, Gobernador de Perú, General en Jefe del Ejército de la Gran Colombia, Comandante del Ejército del Sur y fundó logias en Bolivia. Era hijo de una familia acomodada de tradición militar, siendo su padre coronel del Ejército realista. Es considerado como uno de los militares más completos entre los próceres de la independencia sudamericana.


Con respecto a su participación como masón, en los archivos de la Gran Logia de Bolivia se pueden encontrar pruebas sobre la identidad masónica del Mariscal Sucre y de su actuación en las Logias, como dirigente de alta graduación y fue asistente de la Resp:. Log:. "Perfecta Armonía" N° 2, al Oriente de Cumaná, según un libro de actas con fecha de 1811.

En un discurso, publicado por los diarios de La Paz, en 1954, hay una amplia referencia del Gran Orador de la Gran Logia de Bolivia, don Ángel Salas, sobre las catilinarias del Mariscal Sucre en las asambleas masónicas de Chuquisaca:

"Al consolidarse la República con semejante blasón, el Mariscal de Ayacucho tuvo oportunidades para reunir en fraternales Asambleas a los masones chuquisaqueños. Libráronse de la acción devastadora de los motines militares algunas actas por las cuales venimos en conocimiento que el insigne masón Antonio José de Sucre, daba cuenta de sus planes a los HH:. y les consultaba sobre las represiones que adoptarla por la disipación de los frailes y la ociosidad de las monjas, a quienes redujo a estrechos limites, convencido de la misión de impedir como gobernante que la Juventud, reclamada por menesteres urgentes en un país pobre, se dedique a la vida contemplativa o a la Inmoralidad repudiable".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada